lunes, 29 de junio de 2015

Chile: ¿Y quién habla del periodismo independiente?




Los periodistas independientes sacan a la luz aquellos hechos que nadie se atreve a tratar. Están muy lejos de los grandes monopolios que manejan casi el total de los medios de comunicación en Chile, son juzgados, censurados y perseguidos. Ellos tienen la valentía de publicar lo que los poderosos no quieren que se sepa, pero son víctimas de una profunda indiferencia por parte de sus pares. Ésta es la historia de la inexistente libertad de expresión en Chile.


La prensa gráfica chilena es la  más concentrada de los países medianos y grandes de Latinoamérica[1] y se caracteriza por la existencia de dos grandes grupos mediáticos dominantes: El Mercurio y COPESA.

Previo a la dictadura de Augusto Pinochet, la prensa chilena gozaba de mayor pluralidad, hoy, en la Web y en versión papel, podemos encontrarnos con  algunos medios independientes de los monopolios pero cuya funcionalidad al sistema es notable. Tal es el caso de The Clinic y El Mostrador.

Sin embargo hace ya algunos años, los lectores del país trasandino han podido acceder a un tipo de periodismo que molesta a los poderosos y que el resto de los medios han  preferido ignorar: El Periodismo de Investigación.

Sus exponentes más significativos son  El Ciudadano y Panoramas News quienes en sus sitios han podido denunciar grandes hechos de espionaje, corrupción, violaciones de derechos humanos;  temas prácticamente vedados para el resto de la prensa.

Estos sacan a la luz aquellos hechos que nadie se atreve a tratar. Están muy lejos del estilo de El Mercurio de Agustín Edwards, que fue financiado por la CIA para que conspirase contra el gobierno de Salvador Allende y luego se transformase en el soporte de la dictadura.

Los Independientes son los críticos, los paria, pero también los perseguidos, censurados, juzgados y hostigados por aquellos “perjudicados” por las publicaciones de sus investigaciones periodísticas, aún teniendo, los directores de estos medios, repercusión y reconocimiento a nivel mundial, como es el caso del director de Panoramas News, Patricio Mery Bell, conocido por sus denuncias de intentos de golpe de estado al Presidente Rafael Correa en Ecuador.

Juzgados y Censurados

Ambos medios fueron víctimas de juicios por injuria y finalmente condenados. A El Ciudadano se le obstaculizó la libre circulación de sus ejemplares y Panoramas News fue censurado.  Veamos por caso.

- El Ciudadano y El Patrón del Mal

















El diario El Ciudadano publicó en el año 2011 una entrevista titulada “El Patrón del Mal” en el que Rodrigo Calixto, un ex trabajador de Miodrac Marinovic, actual ex parlamentario y acaudalado empresario ganadero y hotelero de Punta Arenas, lo acusó de cometer diversas irregularidades.

 Entre ellas el ex trabajador describe como Marinovic le ordenó enterrar y quemar casas de pescadores artesanales, destruir propaganda en época de campaña electoral a modo de auto-atentados, traspaso de dinero desde Chile a Argentina en maletines evadiendo impuestos, entre otras acciones.

El sitio de investigación periodística asegura que transcurridas 24 horas de realizada la publicación sobre el empresario, “comenzaron las alarmas desde Punta Arenas”  pues “El Ciudadano no estaba llegando a quioscos y todas las ediciones habrían sido compradas por Marinovic para impedir su libre circulación”.

Estos hechos los confirmaban lectores y quiosqueros, quienes indicaban que una persona pasaba por los puestos de venta comprando todos los ejemplares. De esta manera el empresario ganadero, atentó fuertemente contra la Ley que señala sanciones para quienes obstaculicen la libre circulación de un medio de comunicación.

En este contexto El Ciudadano aseguró que comenzaron a llegar al diario “cientos de llamados y felicitaciones de personas de Punta Arenas quienes hicieron nuevas denuncias y felicitaron a los directores del medio por la valentía de publicar”.  El diario afirma que uno de los mails recibidos señalaba “Aquí nadie dice nada contra Marinovic, pues tiene mucho poder y la gente le tiene miedo”.

Días después de este episodio llegó a al redacción del diario  una querella en contra de los directores de El Ciudadano Bruno Sommer y Sebastían Larraín, acusándolos de injurias. La querella estaba acompañada por un documento notarial de Calixto, el ex trabajador denunciante, en el que señalaban que se retractaba de sus dichos y no autorizaba la publicación ya que habría dado la entrevista en un estado psicológico alterado.

Bruno Sommer, Director de El Ciudadano.
En esta querella presentada por el empresario Marinovic, se acusa a los directores de El Ciudadano de injurias, mas no de calumnias. El medio aclara que  “Injuria se refiere en derecho penal a toda expresión o acción ejecutada en deshonra o descrédito de una persona. A diferencia de calumnia que es una imputación falsa a una persona de la comisión de un delito, sabiendo que éste no existe o que el calumniado no lo cometió”. Por lo tanto, teniendo en cuenta estas definiciones, aseguran que  “Miodrac Marinovic,  acudió al delito de injurias, condenando expresiones de deshonra sin intentar refutar legalmente las graves acusaciones que pesaban contra él”.

Finalmente la jueza Paola Robinovich Moscovich, declaró culpables a Sommer y Larraín. Ante el fallo en contra de los directores, se decidió presentar un recurso de nulidad, ante la Corte Suprema, última instancia antes de recurrir a una Corte Internacional pero la segunda sala de la Corte Suprema, presidida por el Ministro Hugo Dolmetsch, rechazó el recurso de nulidad agotando las posibilidades en el país.

El Colegio de Periodistas de Chile  manifestó su solidaridad con Sommer y Larraín además de rechazar la sentencia.

Ambos directores expresaron “De ahora en adelante y con este fallo, aunque uno tenga pruebas en papel, denuncias videograbadas y/o otros documentos clásicos de respaldo de la actividad periodística, éstos no tendrán valor para sustentar nuestras publicaciones y eso es grave. Lo que ha hecho la jueza es poner el derecho a la honra por sobre el derecho a la libertad de expresión. Esto entorpece nuestro trabajo pues conlleva a censuras a los periodistas, y columnistas, etc., por miedo a una nueva querella que como está la Ley en Chile nos mandaría a la cárcel”.

- Panoramas News y un asesino pinochetista


 En septiembre de 2011, el periodista Patricio Mery Bell publicó en su sitio una investigación que comprometía, al actual Director General de Carabineros, Gustavo González Jure, en el asesinato del joven de 14 años Sergio Albornoz Matus. El hecho ocurrió el 30 de agosto de 1988  en plena dictadura militar,  años en los que  González Jure era capitán y dirigía un pelotón represivo que realizaba sus tareas en la comuna de La Granja, lugar donde fue ultimado el joven.
En un comienzo Jure fue acusado por la justicia ordinaria como autor del delito de homicidio. No obstante el caso pasó a manos de la justicia militar -altamente cuestionada por instituciones internacionales- en donde se desarrolló un complejo montaje para cuidar al entonces capitán, que incluyó la quema de pruebas, expedientes, peritajes, y hasta se culpó a un subteniente (Miguel Ángel Ortiz) por el asesinato, quien hasta el día de hoy, aún habiendo sido condenado, se mantiene bajo la protección de González Jure y ostenta el grado de Teniente Coronel.


Dos décadas después del  crimen y luego de la denuncia  publicada por el periodista y  director de Panoramas News  contra el funcionario público, el  gobierno de Sebastián Piñera hizo oídos sordos y en lugar de separar del cargo al General Director e investigar su participación en el homicidio, se acusó por injurias al mensajero, al periodista que hizo ejercicio pleno de su derecho a informar al decir lo que nadie se atrevía.
Patricio Mery fue juzgado y condenado sin ser notificado por ello, pues en reiteradas veces afirmó que se enteró por terceros; no tuvo defensa y fue obligado a pagar una multa. Su medio fue censurado y perseguido. Aún hoy vemos en su sitio de noticias www.pnews.cl  una placa que dice “pnews.cl ha sido suspendido temporalmente” y más abajo aclara “Esta suspensión forma parte del juicio que se inició por la denuncia que hizo el Director de Panoramas News Patricio Mery Bell en contra de Gustavo González Jure, actual Jefe de la Policía Chilena”.



Actualmente, y luego de que muchos de sus colegas de los grandes medios lo ignoraran, de juicios y montajes en su contra, multas, solicitudes de prisión preventiva, censura, persecuciones, el periodista Patricio Mery Bell, decidió abandonar su país. Hoy vive en Ecuador. Contrariamente a cualquier lógica, el violador de Derechos Humanos sigue en la institución.
En una entrevista  que el periodista  Patricio Mery dio a  Radio Libertador  Mendoza, en unas de sus ultimas visitas a Argentina expresó “ Yo  entiendo que en un  país democrático  las instituciones y  los organismos  represivos del  estado como la  PDI y Carabineros  de Chile, dependen  del Estado, pero  aquí se mandan  solos, si ellos  tienen la fuerza y  poder para  presionar a la  justicia,  para cerrar un medio de comunicación, para ponerle una multa a un periodista, ese periodista esta arriesgando la cárcel, yo creo verdaderamente que en Chile ya se están rompiendo todas las normas éticas básicas para poder hablar de un país democrático”.

Patricio Mery Bell, Director de Panoramas News.


Frente a hechos de tal magnitud, la justicia juzga a los periodistas pero no decide investigar las irregularidades y crímenes que cometen carabineros y ex parlamentarios. La prensa de los grandes medios mantiene una actitud indiferente, como si nadie hubiese hecho ni denunciado nada. Los independientes hablan sobre todo y nadie habla de ellos.

Martín Becerra y Sebastian Lacunza, en su libro “Wiki Media Leaks” hablan sobre algunos cables emitidos en 2006 desde la embajada estadounidense en Santiago que tenían como objetivo poner al tanto a la por entonces secretaria de estado Condoleezza Rice sobre la realidad mediática de Chile previo a su visita debido a la asunción de Michelle Bachelet.

En ese contexto el cable asegura  “Muchos destacados periodistas todavía están influidos por las restricciones impuestas no hace tanto, durante el régimen de Augusto Pinochet, y continúan ejerciendo una cauta autocensura”. Y luego agrega “dado que la figura del “desacato a la autoridad” todavía existe y es ocasionalmente utilizada para controlar a periodistas, la libertad de prensa todavía es un objetivo a ser logrado del todo”.

S.C.

Enlaces:























[1] Martín Becerra y Sebastian Lacunza “Wiki Media Leaks” Ediciones B.